Alexandre Kalache es un experto mundial en envejecimiento activo. Nació en Rio de Janeiro en 1945 y se doctoró en Medicina Social en Reino Unido. Desde 1995 a 2008, dirigió el departamento de la OMS “Envejecimiento y Ciclo de Vida”. Se le atribuye la autoría del documento Envejecimiento Activo: un marco político, presentado como documento de trabajo en la II Asamblea Mundial sobre Envejecimiento, celebrada en Madrid en 2002.

El envejecimiento activo representa un nuevo marco conceptual de la vejez. Se ha definido como el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Es una loable meta a alcanzar en una sociedad global donde la esperanza de vida aumenta gradualmente. Los contenidos del documento sirven de fuente de inspiración para confeccionar planes, programas o actuaciones de muy diverso signo. En la actualidad, preside el Centro Internacional de la Longevidad de Brasil; además, asesora sobre envejecimiento activo a diferentes instituciones y organismos internacionales.

Alexandre Kalache y la gerontolescencia

Firme defensor de los derechos de los mayores, el Dr. Kalache considera que las generaciones actuales han hecho surgir una nueva etapa vital. Una etapa transitoria, antes inexistente, anterior a la vejez. Hasta no hace muchos años, la muerte llegaba poco después de la jubilación laboral. Por el contrario, hoy se envejece de otro modo. Se acrecienta el volumen de personas que cronológicamente pueden ser consideradas ancianas pero que, funcionalmente, no lo son. A esta nueva etapa él propone denominarla gerontolescencia. Admite que resulta una palabra un tanto extraña, pero confía en que su uso se extienda. Algo similar ocurrió con el término adolescencia. Hoy esta etapa se considerada una más del ciclo vital; sin embargo, para nuestros padres era un concepto desconocido. Ellos pasaron sin transición de los aprendizajes más básicos al mundo del trabajo.

La edad cronológica ha dejado de ser un instrumento útil para medir la vejez. Tras la jubilación, se tienen por delante fácilmente alrededor de treinta años de vida. No se puede pretender pasar esos años tejiendo, afirma con humor Alexandre Kalache. Sus actuaciones a nivel internacional tienen todas un mismo propósito: añadir vida a los años. Ante la necesidad de proporcionar recursos suficientes a la población de mayor edad, propone profesionalizar a quienes atienden a las personas necesitadas de cuidados. En esta entrevista, grabada en la sede de la Fundación Areces, en Madrid, comenta algunas de estas trascendentes cuestiones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.