Alteraciones emocionales y memoria están íntimamente relacionadas. Un buen funcionamiento de la memoria requiere que la atención y la concentración, como partes esenciales de la misma, se encuentren activas; sin embargo, un estado anímico anómalo inhibe ambas de forma más o menos acusada. Como resultado, la memoria se resiente y pierde parte de su eficacia.

descargar

El declive de la memoria obedece en ocasiones a baches emocionales transitorios. Pequeñas situaciones cotidianas vividas con excesiva inquietud perturban el estado anímico. La jubilación laboral, ciertas pérdidas funcionales o cambios asociados a la edad son algunos ejemplos, pero podrían añadirse otros muchos de distinta naturaleza. En líneas generales, cualquier circunstancia personal percibida con temor o incertidumbre es susceptible de convertirse en una fuente de ansiedad. En ese caso, la memoria se afecta y surge un problema añadido. La preocupación provocada por los fallos de memoria recurrentes acrecentará las dificultades previas. Se crea de este modo un círculo vicioso que agrava la situación, pues deriva en una crisis personal que, antes o después, quebrantará la salud.

Alteraciones emocionales y memoria: grandes enemigos

Para evitar situaciones así, debemos afrontar los problemas lo antes posible. Quejarse, o dejarlos de lado, no los hace desaparecer. Solucionar conflictos es una habilidad esencial, pues siempre hay obstáculos a los que hacer frente. La determinación es la mejor arma para lograrlo. El primer paso es identificar la fuente de inquietud. ¿Cual es el problema? ¿Por qué me preocupa? ¿Desde cuando ocurre? ¿Cómo puedo solucionarlo? ¿Qué opciones tengo? ¿Cuento con alternativas? Plantear preguntas realistas acerca del problema permite observar sus diferentes aspectos y contribuye a dilucidarlo.

Pero, a veces, las dificultades no pueden ser superadas por uno mismo y es necesario recurrir a otras personas. En función de su naturaleza, será oportuno plantearse quien o quienes pueden prestar ayuda en la cuestión que nos ocupa. En cualquier caso, siempre es aconsejable considerar las dificultades como un desafío y no como una amenaza. Evitaremos que alteraciones emocionales y memoria confluyan irremediablemente y perjudiquen nuestro funcionamiento cognitivo.

descargar-solucion

Si desea acceder al listado de fichas de ejercicios cognitivos publicadas en 2017, por favor, pulse este enlace.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.