Ciudades Amigables con los Mayores es un proyecto impulsado por la Organización Mundial de la Salud. Su objetivo consiste en que las ciudades se comprometan con el bienestar de las personas mayores que residen en ellas; es decir, que sepan aprovechar el potencial que representan y favorezcan un envejecimiento activo. La génesis del proyecto tuvo lugar con motivo del XVIII Congreso Mundial de Gerontología, celebrado en Rio de Janeiro, en 2005. Alexandre Kalache fue responsable posteriormente de su desarrollo.

La población mundial tiende a congregarse en grandes núcleos urbanos. Es una corriente imparable: el volumen de las ciudades ha aumentado exponencialmente en los últimos años. En 2008, por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial residía en ciudades. Las estimaciones de futuro predicen que, en 2030, vivirán de este modo tres de cada cinco habitantes del planeta. A lo largo del siglo XXI, el número de megaciudades se ha ampliado de dos a diez. Reciben dicha denominación las poblaciones que superan los diez millones de habitantes.

Ciudades Amigables con los Mayores: proyecto de futuro

A la par que las ciudades crecen, las personas que residen en ellas envejecen. En 2050, la proporción de mayores de sesenta años se habrá duplicado con respecto a 2006; pasando de un once a un veintidós por ciento. Con esta marcada evolución demográfica, la adaptación de los entornos urbanos a las necesidades de los mayores se ha convertido en una necesidad primordial. Sólo así los mayores podrán permanecer activos, independientes y autónomos a lo largo del proceso de envejecimiento.

Las ciudades amigables con los mayores son aquellas cuyos servicios, estructuras y políticas relacionadas con el entorno urbano, físico y social, permiten vivir dignamente y participar de manera plena y activa en la comunidad. Pero las ciudades adheridas al proyecto deben cumplir ciertos requisitos. Un ejemplo es a la accesibilidad urbana o los medios de transporte; asimismo, han de contemplar aspectos relevantes para la convivencia, como la participación comunitaria o la inclusión social. En España, la promoción del proyecto está en manos del IMSERSO desde 2012. Este organismo pertenece al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que, a su vez, impulsa la coordinación y adhesión de aquellos ayuntamientos que desean formar parte de la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores. Entre muchas otras ciudades españolas, Madrid es amiga de los mayores.   

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.