Cobertura sanitaria universal: para todos en todas partes es la demanda con que la OMS conmemora en 2018 el 7 de abril, Día Mundial de la Salud. Sus principales destinatarios son los responsables políticos mundiales; pretende así garantizar el acceso de toda la población a unos servicios de salud básicos. El lema que difunde esta solicitud es salud para todos. Las redes sociales recogen contribuciones al respecto con las etiquetas #HealthForAll #WorldHealthDay.

La mitad de la población mundial carece de acceso a servicios de salud esenciales. Sin embargo, es un hecho demostrado que invertir en salud es invertir en capital humano. Mejorar el nivel de salud es una estrategia esencial para lograr el desarrollo de países y comunidades. Se trata de un objetivo viable, que depende fundamentalmente de determinación política. No hay una única vía para su consecución, cada país debe encontrar el modo adecuado de alcanzarlo. Como señala el Presidente de la OMS “Nadie debería enfermar o morir solo porque sea pobre o porque no pueda acceder a los servicios de salud que necesita”.

Cobertura sanitaria universal: un objetivo común

La dimensión social de la salud es innegable. La salud no es un bien absoluto, sino un recurso que permite llevar una existencia productiva social e individualmente. El contexto sociocultural, económico, ambiental y político determina el nivel de salud individual y colectivo. Así lo han puesto de manifiesto las Conferencias Mundiales de Promoción de la Salud celebradas a lo largo del tiempo. Por ello, para que la cobertura sanitaria se haga extensiva a toda la población, los sistemas sanitarios deben modificar su orientación actual. Es necesario que el usual enfoque asistencial, dirigido a curar la enfermedad, se centre en la promoción de la salud de las personas.

Pero la responsabilidad de hacer realidad esta aspiración no incumbe solo al gobierno de cada país; atañe, asimismo, a partidos políticos, medios de comunicación, trabajadores sociosanitarios, asociaciones profesionales, entidades ciudadanas e individuos en general; es decir, al conjunto de la sociedad civil. Tal como señala la OMS en este documento, sea cual sea el grupo al que pertenece, usted también puede tomar la iniciativa en pro de una cobertura sanitaria universal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.