De Senectute, traducida al español como El arte de envejecer, es una señalada obra del mundo clásico sobre la vejez. Su autor es Marco Tulio Cicerón, un destacado político, jurista y filósofo romano que vivió entre 106 y 43 a. de C; es decir, murió a los 63 años. Estudió leyes, literatura y filosofía en Roma y completó sus estudios en Grecia. A su regreso, utilizó su brillante oratoria como instrumento político, alcanzando enorme relevancia en este ámbito. Sus contundentes discursos, modelo de claridad y elocuencia, le otorgaron un merecido reconocimiento público; destacan entre ellos las Catilinarias y las Filípicas. En la actualidad, suele ser recordado por sus escritos de carácter humanista y filosófico.

De Senectute: elogio de la vejez

De Senectute (Acerca de la vejez) es un canto a la vejez. Sorprende que en la antigua Roma, una civilización severa con los ancianos, surgiera un halago semejante hacia esta etapa vital. Cicerón muestra a Catón el Viejo, un vigoroso anciano de 84 años, conversando con dos jóvenes admiradores suyos. En un pasaje, el longevo personaje atribuye los defectos achacados comúnmente a la edad al propio individuo y no a la vejez en sí misma. El testimonio viene a contradecir uno de los estereotipos más extendidos del envejecimiento. El texto dice así: Del mismo modo que la petulancia y el libertinaje son más propios de los jóvenes que de los viejos, pero no de todos los jóvenes sino solo de los no virtuosos, así también esta necedad senil que solemos llamar demencia es propia de los ancianos sin seso, no de todos. 

El protagonista de estas palabras pertenece, no obstante, a una clase social acomodada; circunstancia que le impide ser representativo de la vejez de su tiempo. La calidad y cantidad de los años vividos por Catón el Viejo diferirían sin duda de las condiciones propias de la clase baja. Por el contrario, un elevado porcentaje de la población actual cuenta con amplias posibilidades de alcanzar un envejecimiento satisfactorio. Al menos es así en la mayoría de los países favorecidos sociocultural y económicamente. Celebremos la consecución de este hecho. 

Desde este enlace puede solicitarse De Senectute a la fundación cultural de una conocida empresa farmacéutica. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.