El Día Mundial de la Actividad Física se conmemora cada 6 de abril desde 2002. La celebración tiene como objetivo difundir los múltiples beneficios de esta práctica, La fecha elegida coincide con la 55ª Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre los planes de acción de este organismo se encuentra la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario y Actividad Física. Su finalidad es valorar la influencia de políticas y programas de Salud Pública en los cambios de comportamiento poblacionales.

La actividad física es un elemento esencial para la salud y el bienestar personal. Previene graves patologías crónicas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis o algunos tipos de cáncer, y evita las complicaciones asociadas a la obesidad. Entre otros muchos efectos beneficiosos, mejora la fuerza muscular, la capacidad de movimiento, la flexibilidad, el equilibrio y la resistencia cardiovascular; contribuye a la recuperación física tras sufrir intervenciones quirúrgicas y enfermedades; además, facilita la relajación y el sueño y mejora el estado de ánimo.

Día Mundial de la Actividad Física ¡Cada paso cuenta!

En 2016, el Día Mundial de la Actividad Física tiene como lema Un niño activo = Un adulto saludable. La lucha contra el sedentarismo debe formar parte del estilo de vida habitual. Se entiende por actividad física cualquier tipo de movimiento corporal asociado a un consumo energético. Caminar, montar en bici, nadar, correr o bailar son distintos ejemplos; no obstante, su intensidad y duración variarán en función de las características de quien la practica.

Las recomendaciones para personas mayores aconsejan aprovechar al máximo la oportunidad de estar activos y preservar así la autonomía y calidad de vida. Desplazarse a pie siempre que sea posible o bajar del autobús una parada antes; caminar diariamente, mejor en compañía de amigos o conocidos; subir escaleras; hacer bricolaje o jardinería; montar en bicicleta, aunque sea estática; hablar por teléfono en movimiento mejor que sentados, son posibles ejemplos. El lema del Día Mundial de la Actividad Física en 2016: ¡cada paso cuenta! ayuda a lograr un envejecimiento activo. La OMS lo recuerda en este enlace.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.