La Encuesta Nacional de Salud España 2017 es un estudio realizado periódicamente por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Se trata de una investigación que lleva treinta años proporcionando datos sobre el estado de salud de la población española; desde 2003, colabora en su confección el Instituto Nacional de Estadística. La presente edición ha recabado información sobre una muestra de 29.195 individuos; 23.089 adultos, en entrevista personal, y 6106 niños, mediante entrevista a la madre, padre o tutor. El cuestionario utilizado contiene, además de referencias sociodemográficas, tres apartados complementarios: estado de salud, uso de los servicios sanitarios y determinantes de salud.

Encuesta Nacional de Salud España 2017: resultados desalentadores

Los datos de la serie de encuestas realizadas permiten valorar la evolución experimentada por la salud de los españoles. Pero, en líneas generales, ofrecen una perspectiva poco optimista de las transformaciones producidas. En muy pocos aspectos se observan mejoras. Una de ellas corresponde al tabaquismo, con las cifras más bajas registradas que, aún así, siguen siendo elevadas. El volumen de fumadores ha descendido de un 23,95% en 2012 a un 22,08% actual. Aunque el consumo de alcohol también ha disminuido, aumenta el porcentaje de bebedores de alcohol a diario. Mientras que en 2012 declaraba beber alcohol diariamente un 8,1%, en la actualidad lo hace un 14,7%.

Respecto a hábitos alimentarios, solo un 64,22% consume fruta fresca todos los días y un 45,27% verduras, ensalada u hortalizas. Conviene recordar que la OMS recomienda consumir al menos 400 gr diarios de este tipo de alimentos. Empeoran asimismo las cifras de obesidad y sedentarismo. La primera se ha multiplicado por 2,4 en los últimos treinta años. En relación a la segunda, un 36,04% de la población ocupa su tiempo de ocio en actividades sedentarias; un porcentaje que aumenta con la edad. Algunos de los principales problemas de salud crónicos y factores de riesgo cardiovascular muestran igualmente una tendencia ascendente. La hipertensión ha pasado de un 11,2% a un 19,8%, la diabetes de un 4,1% a un 7,8% y el colesterol elevado de un 8,2% a un 17,9%.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Salud España 2017 son, pues, desalentadores. Urge que el sistema sanitario desarrolle políticas públicas que frenen el ascenso constante de las enfermedades no transmisibles. El delicado estado de salud de la población española precisa que así sea. Este enlace permite acceder al contenido completo de la encuesta recientemente publicada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.