La relación entre envejecimiento y cerebro ha sido noticia reciente en diversos medios de comunicación; aunque, contrariamente a lo usual, esta vez la información tenía un marcado tono optimista. El titular, el cerebro nunca para de crecer, dejaba pocas dudas al respecto. La vejez parece haber perdido sus habituales connotaciones negativas, nos alegramos mucho de ello. Una investigación ha concluido que el cerebro de personas mayores sanas es capaz de generar nuevas neuronas; sus autores son un equipo de neurólogos de la Universidad de Columbia, en Nueva York. El trabajo ha sido publicado en la revista científica Cell Stem Cell.

El descubrimiento echa por tierra un dogma muy consolidado acerca del funcionamiento cerebral: que las neuronas no se reemplazan después de la infancia. Durante décadas, prevaleció la creencia de que el cerebro permanecía invariable tras esa etapa. Sin embargo, en la segunda mitad del pasado siglo, quedó demostrado que se trataba de un supuesto erróneo. Diversas investigaciones pusieron de relieve que las estructuran cerebrales poseen una extraordinaria capacidad de cambio. La plasticidad cerebral, o neuroplasticidad, como se denomina tal condición, se origina a lo largo de toda la vida en respuesta a diversos estímulos, tanto internos como externos. Una parte importante de las intervenciones terapéuticas de la neuropsicología se apoyan en este hecho.

Perspectivas optimistas sobre envejecimiento y cerebro

Uno de los últimos estudios realizados sobre las características cerebrales ha revelado que la neurogénesis, o nacimiento de nuevas neuronas, también está presente en la edad avanzada. El hallazgo tiene gran trascendencia en cuanto a las capacidades del cerebro en la vejez; asimismo, abre una línea de actuación inexplorada para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. La relación entre envejecimiento y cerebro en estas patologías se encuentra firmemente establecida.

El actual contexto demográfico justifica el interés existente por descubrir las claves que determinan un envejecimiento saludable. Pero la ciencia no parece aproximarse aún a su revelación. Un científico español, Juan Carlos Izpisúa, muestra su optimismo al respecto; no obstante, reconoce que los avances son más lentos de lo deseable. En cualquier caso, las recomendaciones para lograrlo siguen siendo, hoy por hoy, sencillas: mantener un estilo de vida saludable; un patrón de conducta que implica estimular el cerebro, un ejercicio que contribuye a conservar la mente en buena forma.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.