Las personas mayores actuales continúan marcando diferencias sustanciales con respecto a anteriores generaciones. El último informe del IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), publicado el pasado diciembre, así lo pone de manifiesto. El documento se divide en siete capítulos con información demográfica, socioeconómica o de salud, entre otros asuntos de interés. En resumen, una amplia visión acerca de un grupo social de importancia creciente. Cabe resaltar que el contenido del capítulo 7, dedicado en 2014 a discapacidad y dependencia, ha sido sustituido por el de malos tratos; un tema de gran actualidad y abordaje urgente, según el IMSERSO.

Las personas mayores actuales: algunos datos

  • La población de mayor edad sigue creciendo. Los mayores de 65 años representaban, en 2011, el 17,3% de la población y, en 2015, el 18,7%: un aumento de 550.000 individuos. La tendencia ascendente es común al resto de países desarrollados económicamente. La página World Population Prospects, de Naciones Unidas, ofrece datos actuales y predicciones en este enlace.
  • Debido a la mayor esperanza de vida de las mujeres, cabe subrayar la feminización de la vejez. Aunque nacen más hombres que mujeres, ambos sexos se equilibran a los 49 años; a partir de ahí, el volumen de mujeres se incrementa. A los 50 años, hay 100 mujeres por cada 90 hombres y a los 80 estas les doblan en número.
  • La mayor supervivencia femenina determina que haya más viudas que viudos; situación con claras desventajas para las primeras. Mientras que los hombres mayores cuentan con apoyo conyugal, las mujeres mayores carecen del mismo. La proporción de viudas entre las mujeres que superan los 70 años asciende al 50,9%.
  • Los patrones de convivencia familiar se modifican gradualmente. Como alternativa a la soledad, la cohabitación se extiende. Aunque el matrimonio sigue siendo la principal forma de unión, se incrementa el nuevo modelo entre personas mayores solteras, viudas, separadas o divorciadas.
  • Respecto al gasto social, las cifras tienen una lectura compleja. En términos de gasto por habitante, (5.565,3 €), los indicadores muestran un 72,3% respecto a la media de la UE-28 y un 60,6% de la UE-15. La diferencia se mantiene si se consideran los gastos destinados a mayores, puesto que los 11.649 € por persona de 65 años o más suponen el 70,3% del gasto medio europeo (16.569 €). Las personas mayores actuales parecen quedar lejos del bienestar de sus vecinos.

El Informe 2016: Las personas mayores en España puede descargarse en este enlace.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.