La maternidad tardía es una característica más de la actual dinámica demográfica. Las mujeres no solo han reducido el número de hijos, también aplazan el momento de tenerlos. Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en 1975, la edad media de una mujer al nacimiento de su primer hijo fue de 25,2 años; cuatro décadas después, en 2015, se elevaba a 31,2 años. La tendencia es común a todos los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), un organismo fundado en 1961 que agrupa 35 estados de distintos continentes. 

La decisión de cuando ser madre encierra poderosas y complejas razones, aunque el reloj biológico no atiende otras que las dictadas por la propia naturaleza. En el ámbito obstétrico se denomina primípara añosa a una mujer madura en su primera gestación. Embarazo y parto presentan en ese caso mayores tasas de riesgo, aunque no está claro si como consecuencia de la edad o de posibles patologías asociadas; no obstante, el paulatino retraso de la maternidad ha ido modificando los criterios de aplicación.

Maternidad tardía: ¿hay límites? 

A partir de los 40 años, las tasas de embarazos descienden y por encima de los 44 resultan infrecuentes. Pero la reproducción asistida ha cambiado las pautas y aumenta el número de mujeres que recurre a estas técnicas. Los medios de comunicación ofrecen periódicamente noticias sorprendentes en este sentido. En 2005, en Bucarest, una mujer fue madre por primera vez a los 66 años. En 2007, en Barcelona, tras una fecundación in vitro en Estados Unidos, supuestamente falseando su edad, nacían gemelos de una madre de 67 años; los medios comunicaron el fallecimiento de esta tres años después. El caso más reciente es de octubre de 2016, en Lugo; aunque en esta ocasión no era la primera fecundación in vitro de esta madre de 62 años, sino la segunda. 

El tope de edad indicado para un tratamiento de reproducción asistida tiene lógicas implicaciones bioéticas. No existen límites legales; sin embargo, la mayor parte de los centros opta por no aplicar sus técnicas más allá de los 50 años. ¿Pero cuándo se puede considerar una maternidad tardía? Es un debate oportuno en un tiempo donde las distintas etapas del ciclo vital se alargan cada vez más.

Postdata: el 13 de marzo de 2017, se publicaba un nuevo caso de maternidad tardía. Pocos días después, se retiraba a la madre la tutela de los recién nacidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.