Las mujeres unidas por la igualdad son hoy una noticia destacada. El Día Internacional de la Mujer es ocasión para que mujeres de todo el mundo exijan plena igualdad de derechos. Pero el 8 de marzo de 2018 parece haber supuesto un punto de inflexión. En los últimos meses, ha surgido un intenso debate acerca de la discriminación sufrida por las mujeres. Las agresiones machistas, la brecha salarial o el techo de cristal que les impide ocupar cargos de responsabilidad han irrumpido con fuerza en la agenda pública. Aunque no resultan situaciones novedosas, pues son harto conocidas, comienzan a ser consideradas como un problema relevante.

El movimiento feminista ha convocado una huelga internacional que quiere ir más allá del ámbito laboral: anima a secundar, además, un paro educativo, de cuidados y de consumo. Pretenden demostrar que las mujeres son el motor del mundo y sin ellas se para. La coordinadora convocante ofrece información al respecto en este enlace. La huelga está convocada en 177 países. Los sindicatos la respaldan sin fisuras; en cuanto a los partidos políticos, PSOE, Podemos e Izquierda Unida la apoyan, mientras que es rechazada por el Partido Popular y Ciudadanos.

Mujeres unidas, también las mayores

Las mujeres mayores conocen bien las diferencias de género. Crecieron en un contexto histórico donde el único rol femenino socialmente aceptado era el de proveedora de cuidados. Las tareas domésticas y la atención a la familia ocupaban todo su tiempo. La obligada solicitud hacia los demás limitaba su dedicación a ellas mismas hasta convertirla prácticamente en inexistente. Así, en función de las necesidades ajenas, quedaron relegadas a un perenne segundo plano personal. Una de tantas mujeres unidas por la igualdad pone de manifiesto el modo en que ahora recupera el tiempo perdido. La educación fue su asignatura pendiente y hoy, a los 75 años, se vuelca en ella con entusiasmo.

“Me gustaba ir a la escuela, pero… tuve que ponerme a servir para ayudar a mi familia. Después te casas: ama de casa, tienes los hijos. Cuidarlos… siempre pendiente de ellos, como es natural. Luego los padres… No haces otra cosa. Hoy, al no trabajar tanto, da tiempo a todo. Aunque no haya sido lista, me gustaba estudiar y así continuo. Aquí, recuerdo muchas cosas que ya se me habían olvidado y aprendo otras que no sé”. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.