Pecados de la memoria es un concepto que alude a ciertas distorsiones propias de esta capacidad cognitiva. Para Daniel Schacter, un afamado psicólogo de la Universidad de Harvard, se trata de fallos que muestran el imperfecto funcionamiento de la memoria; no obstante, no los considera como un defecto, sino como una oportunidad para observarla y ampliar su conocimiento.

descargar

Con relativa frecuencia, olvidamos sucesos o circunstancias que querríamos recordar, mientras que, a veces, nos obsesionan recuerdos que preferiríamos haber olvidado. En otras ocasiones, la memoria es capaz de distorsionar las huellas grabadas. Se recuerdan hechos que razones de peso hacen indicar que no tuvieron lugar o fueron sustancialmente distintos.

¿Cuáles son los pecados de la memoria?

Schacter señala 7 transgresiones o pecados de memoria a los que denomina transcurso, distracción, bloqueo, atribución errónea, sugestibilidad, propensión y persistencia.

El transcurso hace referencia al debilitamiento de los recuerdos con el paso del tiempo. Es más fácil recordar qué hicimos ayer que evocar sucesos que tuvieron lugar días o semanas atrás. La distracción conecta la capacidad de atención con la memoria. Numerosos olvidos se producen por no prestar suficiente atención a actos cotidianos; la pérdida de objetos como llaves o gafas tienen su origen en ella. El bloqueo supone un intento infructuoso de recuperar de la memoria una información concreta. “Lo tengo en la punta de lengua” decimos ante la incapacidad de mencionar un dato en un momento dado.

La atribución errónea consiste en asignar un determinado recuerdo a una fuente equivocada. Muy próxima en cuanto a sus características se encuentra la sugestibilidad, que alude a la implantación de recuerdos inexistentes en el cerebro. Se produce generalmente por vía indirecta, como preguntas o inducciones. Ambas distorsiones reciben el nombre de falsos recuerdos y resultan especialmente trascendentes vinculadas al ámbito legal.

La propensión refleja la influencia de conocimientos actuales sobre el modo de recordar el pasado. A menudo, se rehacen experiencias previas a la luz de saberes posteriores, lo que modifica su recuerdo. En último lugar se encuentra la persistencia, mediante la cual afloran a la mente recuerdos indeseados. En casos extremos, como experiencias traumáticas o depresión grave, la situación entraña graves riesgos personales.

descargar-solucion

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.