Los programas universitarios para mayores que se impartirán en el curso académico 2018-2019 ya se encuentran disponibles. La revista Senda Senior ha elaborado una completa guía con propuestas educativas dirigidas a este colectivo. El documento, ordenado por comunidades autónomas, incluye a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED); contiene, además, un apartado final denominado “Otras propuestas formativas”. Este enlace, facilitado por la propia revista, permite consultar su detallado contenido.

Que las personas mayores tienen derecho a la educación como cualquier otro grupo de edad es un hecho plenamente admitido. Garantizar ese derecho es un modo de lograr su plena integración en la sociedad actual. Las distintas etapas vitales ya no se fragmentan en compartimentos estancos; no existe una edad exclusiva para aprender. Hace tiempo que el aprendizaje dejó de obedecer a un modelo formativo orientado únicamente a adquirir conocimientos para alcanzar una capacitación laboral específica. La vejez también es un periodo adecuado para adquirir nuevos conocimientos o actualizar los ya alcanzados. Envejecimiento activo y aprendizaje a lo largo de la vida son conceptos íntimamente relacionados; jubilación laboral no es sinónimo de inactividad intelectual. 

¿Qué ofrecen los programas universitarios para mayores?

La sociedad de la información multiplica las puertas de acceso a datos y conocimientos, pero su selección y utilización óptimas necesitan contar con criterios educativos que garanticen su provecho. El aprendizaje continuado es un requisito esencial para adaptarse a las cambiantes condiciones de la sociedad de nuestro tiempo. El concepto mismo de enseñanza/educación ha sufrido sucesivas mutaciones. La usual noción de aprendizaje, en el sentido clásico del término, ha sido reemplazada por las de competencia evolutiva y adaptabilidad.

La rápida progresión del conocimiento exige una actualización permanente del saber; solo así es posible adecuarse a las cambiantes condiciones de la sociedad contemporánea. Los programas universitarios para mayores contribuyen a alcanzar este objetivo. En este sentido, los intensos cambios experimentados en el perfil sociocultural y económico de este sector de población desempeñan un papel determinante. Por otra parte, un elevado porcentaje de personas mayores carecieron a su pesar de oportunidades para cursar estudios universitarios; una sociedad democrática les permite ahora satisfacer un deseo no cumplido. ¡Enhorabuena a quienes logran realizarlo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.