The Rolling Stones son los protagonistas de Olé Tour 2016, nombre de su última gira por América Latina. Por ese motivo han sido recientemente protagonistas de mi colaboración en un Blog de Demografía. Su autor, Julio Pérez Díaz, es un excelente profesional, con una perspectiva poco usual sobre el aumento de la esperanza de vida; a mi juicio, muy optimista y acertada. Con frecuencia recurro a sus fuentes informativas al tratar asuntos relacionados con el envejecimiento demográfico.

A lo largo de casi dos meses, The Rolling Stones recorrerán incansablemente distintas ciudades de ocho países hispanoamericanos. Pero la noticia a destacar, como es lógico, no es la gira en sí misma. Esta es solo una más de las muchas realizadas por innumerables artistas, resultado de sus actuaciones en el ámbito musical. El hecho destacable estriba en la edad de los componentes de la banda. Mick Jagger y Keith Richard han cumplido 72 años; Charlie Watts, 74 y Ron Wood, 68. Si los protagonistas de la noticia fueran unos mayores anónimos, los medios de comunicación la difundirían de un modo muy distinto; con toda probabilidad, harían referencia a unos ancianos a los que les ha ocurrido tal o cual peripecia.

The Rolling Stones y el derribo de estereotipos

Es innegable que el aspecto de los mayores se ha transformado. Por fortuna, ya no se corresponde con la imagen estereotipada de la vejez en otros tiempos. Por supuesto, no todas estas personas responden al patrón representado por estos músicos. ¡Ni falta que hace! La imagen del envejecimiento ha cambiado de manera espectacular en las últimas décadas y continuará haciéndolo en las siguientes. A nivel comunitario, distintos estamentos gubernamentales tienen la responsabilidad de emprender actuaciones orientadas a promover un envejecimiento activo; es decir, de mejorar la salud y la calidad de vida en esta etapa vital. Pero, a nivel individual, somos los propios mayores quienes debemos impulsar nuevos cambios de imagen y apostar por un modelo comprometido con el momento actual. The Rolling Stones son solo un ejemplo más entre otros muchos que, por una u otra razón, logran romper esquemas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.