Romper esquemas y estereotipos es hoy una práctica usual para muchas personas mayores. Deshun Wang, un ciudadano chino de 80 años, protagoniza en esta ocasión tan destacable mérito. Creció en Shenyang, en una familia de nueve hijos, y comenzó a trabajar como conductor de tranvía a los 14 años. Posteriormente ingresó en el ejército y formó una compañía de teatro no profesional con otros compañeros militares. Pero a consecuencia de distintos avatares vitales, acabó convertido en un vagabundo.

A los 44 años decidió cambiar de vida y mejorar sus precarias condiciones. Tras estudiar inglés, se convirtió en actor profesional y estableció su propia compañía. También se aficionó al ejercicio físico intenso, una práctica que no ha abandonado. Ahora se cultiva por las mañanas leyendo y por las tardes dedica tres horas al gimnasio. Como resultado, desfila con aspecto de anciano atlético por las pasarelas de la moda. Las redes sociales lo han popularizado y cuenta con numerosos seguidores. Sin duda, Wang materializa bien el lema “nunca es tarde”. Siguiendo esta premisa, aprendió a cabalgar a los 65 años y a montar en moto a los 78. Con rotundidad, afirma: una forma de saber si eres viejo o no es preguntándote ¿te atreves a probar algo que no has hecho nunca antes? La naturaleza determina la edad, pero tú determinas tu estado de ánimo.

Romper esquemas: abundantes ejemplos

Deshun Wang es un ejemplo más de cómo la voluntad contribuye a derribar barreras. Echa por tierra además tópicos arraigados sobre belleza y juventud, conceptos que desafortunadamente tienden a unificarse. Sin embargo, lo erróneo de tal creencia parece tomar cuerpo en el mundo de la moda. Aunque despacio, comienzan a incorporarse a las pasarelas modelos estéticos muy heterogéneos, contribuyendo a romper esquemas. El patrón corporal, la edad o el canon de belleza, incluso de género, se modifican gradualmente. Así lo evidencian, entre otros, casos como el de Marisa Jara y Alicia Borrás, ambas españolas; el de Philippe Dumas, francés; el de Madeline Stuart, una jovencita australiana y el de Liu Xianping, a quien su propia nieta, diseñadora de moda, utilizó como modelo para exhibir sus creaciones. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.