Los ancianos en las redes sociales son cada vez más habituales; como el resto de usuarios, se comunican, comparten fotos, noticias o se distraen con ellas. Los medios informativos vienen haciéndose eco de la reducción progresiva de la denominada brecha digital. Es lógico suponer que con la incorporación de nuevos jubilados esta desaparecerá pronto. El uso de este tipo de tecnologías constituye un magnífico aliciente durante la vejez; entre otras ventajas, entretiene, informa y actualiza conocimientos. Es incluso una fórmula eficaz para mitigar la ausencia de los seres queridos; plataformas como Skype son excelentes aliados para estar en contacto habitual, sin que importe la distancia.

La fama de unos ancianos en las redes

Pero nuestros protagonistas de hoy se han hecho famosos en Facebook involuntariamente. Sinesio Quiñones y Socorro Negral nacieron en dos pueblos del sur de León. Se conocieron tras la Guerra Civil, se casaron y tuvieron tres hijos. Vivieron de la agricultura y tras jubilarse se trasladaron a la ciudad, cerca de ellos. Paseaban a menudo por las calles aledañas a la Catedral, próxima a su domicilio.

Un fotógrafo los veía con frecuencia cogidos de la mano y quiso inmortalizar su imagen. Dibujó la fotografía obtenida y la subió a la red. La pareja era sobradamente conocida en León y la publicación obtuvo elogiosos comentarios. Un joven artista quedó prendado con la imagen y quiso guardarla; para él representaban el amor en persona. Con ella pintó un mural en su pueblo y, a su vez, lo publicó en la red siendo asimismo ampliamente aplaudido.

Un nieto de Sinesio y Socorro vio la pintura y las muestras de cariño ocasionadas y las agradeció conmovido. Sabía que sus abuelos eran famosos; mucha gente les pedía fotografiarse con ellos, pero nunca imaginó que fueran tan populares. Está orgulloso de ellos por lograr trasmitir sus sentimientos a tantas personas.

La pareja dejó de pasear por León hace unos meses. Socorro está delicada de salud y Sinesio cuida de ella en una residencia de la ciudad; ambos tienen 97 años. La fotografía superior, de la revista Verne, de El País, nos lo muestra en una foto reciente. Un fuerte abrazo para los ancianos en las redes que se han hecho famosos por su dilatado afecto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.