El Día Mundial contra el Cáncer se conmemora cada 4 de febrero; la OMS pretende con ello sensibilizar a la población sobre una enfermedad que no cesa de aumentar en el siglo XXI. En nuestro país, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) lo ha puesto de manifiesto un año más. Las graves consecuencias de esta patología son bien conocidas por todos; a pesar de ello, la preocupación e inquietud que generan son insuficientes para reducir su volumen. Pero, contra este problema, se pueden tomar medidas: prevenir el cáncer es posible.

Día Mundial contra el Cáncer: ¿qué podemos hacer?

La evidencia científica señala el papel del comportamiento en la prevención del cáncer. Se estima que entre un 40 y 50% de las muertes que causa esta patología son evitables. La adopción de hábitos saludables permitiría disminuir su incidencia en gran medida. Por ejemplo, con respecto al uso del tabaco. Fumar es un comprobado factor de riesgo. Las campañas de concienciación y la prohibición de fumar en espacios concretos han hecho disminuir el tabaquismo. Lamentablemente, el número de fumadores es aún elevado. Y las consecuencias de este hábito son gravemente dañinas. En consecuencia, abandonar el hábito del tabaco es una medida de protección esencial contra el cáncer.

Una alimentación saludable es asimismo un elemento preventivo primordial. Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales integrales; reducir el de carne, especialmente las rojas; evitar en lo posible los productos procesados, el azúcar y los alimentos que la contengan. Por otra parte, es necesario tener en cuenta que el consumo de alcohol es perjudicial. Durante muchos años ha sido una bebida socialmente aceptada e, incluso, considerada saludable. Hoy, por el contrario, numerosos estudios revelan lo contrario. No existe una cantidad de alcohol admitida como segura. El alcohol es un factor de riesgo para todos los tipos de cáncer. En último lugar, y estrechamente relacionado con la alimentación, se encuentra el sedentarismo. La falta de actividad física favorece el sobrepeso y la obesidad; y, por tanto, también es un factor de riesgo para el mantenimiento de un buen nivel de salud.

En 2013, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social aprobó la Estrategia de Promoción de la Salud, tal como puede verse en este enlace. El objetivo de la misma es ganar años de vida en buena salud y libre de discapacidad. Sin embargo, casi seis años después, los resultados se hacen esperar. ¿Qué ha pasado durante el tiempo transcurrido?

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.