Podría parecer que la higiene en tiempos del virus SARS-CoV-2 se ha extremado por parte de todos. No hay tienda o comercio que no nos reciba con un frasco de desinfectante para las manos; en los más grandes, incluso, con un par de guantes. Sin embargo, no es bastante. Cuatro meses después de que saltaran las alarmas, la COVID-19 nos amenaza igual. El calor no ha hecho que las cifras disminuyan, como sería de desear. Ni siguiera el hecho de que los contactos se den al aire libre mejora la situación. A pesar de todo, cada día salen a la luz más y más casos.

El lavado de manos, el uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia con los demás no han perdido validez. Son medidas efectivas. Pero, más allá de las reglas individuales, se necesitan dispositivos de seguridad de otro orden. Los profesionales de la Salud Pública se quejan de que no cuentan con los medios para llevar a cabo su labor. Y es que los recortes en sanidad de los últimos años han dejado una huella que no es fácil de borrar. 

La higiene en tiempos de la COVID-19

Por el momento, nada es igual que antes. El verano no tendrá verbenas ni fiestas como las de otros años. Y se viajará menos. La posibilidad de que surjan problemas fuera de casa quita las ganas. No obstante, la percepción del riesgo no es igual para todos. Mientras que unos extreman la precaución, otros la olvidan. ¿Son los jóvenes poco cumplidores con las normas contra el contagio? En ocasiones, se les acusa de ello. Es de esperar que no desaparezca la solidaridad entre generaciones. Y que los hijos cuyos padres son mayores sean sensatos. El riesgo de contagio antes de que aparezcan los síntomas no es menor. Y más grave aún es el caso de los portadores que son asintomáticos.

La prudencia y el miedo no son lo mismo. Y no hay que confundirlos. Pero hay que ser precavidos. Por lo tanto, conviene recordar las recomendaciones de los expertos. Y aplicarlas en todos los casos. Ya sean tanto las medidas de protección general; las de cautela al volver a casa; o, igual de útiles, las de la limpieza de la vivienda o superficies. Toca extremar la higiene en tiempos del virus. Que tengan un buen verano.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.