Los excesos alimentarios en Navidad forman parte del paisaje de estas fiestas. Sin embargo, hay que evitarlos, porque son un factor de riesgo para la salud. Esta es la finalidad de la campaña ¡Qué bien se come en Navidad!puesta en marcha por tercer año consecutivo a iniciativa de la SEH-LELHA (Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial). El objetivo de la campaña es mejorar el conocimiento de una dolencia en la cual la dieta es determinante. Y es que la hipertensión arterial afecta a un porcentaje de población muy elevado, pese a que casi la mitad lo ignora. 

Las celebraciones de Navidad se suelen asociar a la abundancia de comida. Las reuniones se acompañan de menús muy energéticos y con altas dosis de azúcar y sal. El resultado es el aumento de peso. Se estima que en estas fechas cada español gana, de media, alrededor de dos kilos. La campaña pretende mostrar que se pueden preparar platos apetitosos sin comprometer la salud. Para ello, invita a los amantes de la cocina y la buena comida a confeccionar platos saludables, aptos para toda la familia. Las recetas se evalúan por expertos del ámbito de la Nutrición. Y, si es necesario, dan pautas para mejorarlas.

Excesos alimentarios: alternativas

Entre otros consejos prácticos, los expertos recomiendan potenciar el sabor de los alimentos con especias, adobos o cítricos en vez de con sal; así mismo, moderar el consumo de marisco y cocerlo en casa, para disminuir la cantidad de sal que se emplea, Advierten de no abusar de los turrones y los dulces, repletos de grasas y azúcar. Y aconsejan equilibrar las comidas de fiesta con alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras a lo largo del día. Todo ello para que la unión entre alimentación y salud no pierda su fuerte vínculo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.