Las imágenes de la vejez en la pintura son poco frecuentes. El canon de belleza se ha identificado generalmente con la lozanía y el vigor juvenil y este extendido estereotipo ha contribuido a su invisibilidad. Algunas de las mejores imágenes de la vejez se corresponden con autorretratos. Destacados creadores han exhibido así sus sobresalientes dotes.

Leonardo da Vinci (1452-1519) se representó de ese modo. Su aspecto sería sin duda diferente de haber nacido hace 61 años, su edad en el dibujo. Otro tanto puede afirmarse de El Greco (1541-1614) a los 54 años; o de Rembrandt (1606-1669), a los 63 años, autorretratado su último año de vida. Algunas otras obras pictóricas muestran ejemplos de vejez masculina; por el contrario, las imágenes de mujeres ancianas son menos habituales. La obra de Velazquez (1599-1660) Vieja friendo huevos, que ilustra esta entrada, es una magnífica excepción. Christian Seybold (1695-1768) ofrece otra inusual imagen femenina en su bella obra.

Grandes genios de la pintura permanecieron activos hasta edades avanzadas. Miguel Ángel (1475-1564), aunque había abandonado los pinceles, cultivó la escultura y la arquitectura hasta sus últimos días. La cúpula de la basílica de San Pedro fue uno de sus últimos proyectos. Goya (1746-1828) pintó a los 80 años La lechera de Burdeos, obra precursora del movimiento impresionista. Claude Monet (1840-1926) pintó nenúfares incansablemente, pese a sus dificultades visuales. Picasso (1881-1973) dejó inacabada esta Mujer acostada la noche anterior a su muerte. Joan Miró (1893-1983) no pudo acudir a la inauguración de su obra Dona i ocell (Mujer y pájaro) el mismo año de su fallecimiento.  

Imágenes de la vejez en la actualidad

En el ámbito de la pintura clásica, los méritos femeninos permanecieron ignorados frente a los masculinos. En el Museo del Prado, por ejemplo, se exhiben obras de 5000 artistas varones frente a las de 41 mujeres, lo que no indica su inexistencia. Por fortuna, las imágenes de la vejez se han modificado. El siglo XX fue especialmente relevante en el salto de la mujer a la esfera pública. Hoy puede afirmarse que reconocidas pintoras continúan activas a edades avanzadas. La intensa actividad artística de Toko Shinoda (1913) y de Yayoi Kusuma (1929) la muestra esta desenfada revista. Esta última pintora, precursora de los movimientos de arte pop, influyó sustancialmente, entre otros, en Andy Warhol; en la actualidad, continua embarcada en su obsesión infinita: la pintura. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.