La riqueza invisible del cuidado es una publicación reciente de Mª Ángeles Durán. Trata de la importancia social de cuidar. La autora ha orientado su quehacer profesional al estudio de esta temática. Entiende por cuidado la gestión cotidiana del bienestar propio y ajeno. Y defiende que el acto de cuidar ha de recibir un mayor reconocimiento, tanto a nivel social como económico. Se trata de un recurso muy valioso, que debería incluirse en la contabilidad de los países como un bien económico más.

La mujeres cercanas a las personas dependientes han sido quienes han asumido generalmente los cuidados. Madres, esposas e hijas eran las responsables de atender a los niños, los enfermos o los ancianos. Y pese a ser una fuente indudable de bienestar, nunca se consideró como un empleo. Sin embargo, la incorporación femenina al mundo laboral ha hecho que el escenario se modifique. En reciprocidad, los varones deberían haberse incorporado a la labor. Pero no ha sido así; al menos, no con la equivalencia requerida. Y hoy las mujeres añaden a su jornada de trabajo las horas que dedican al cuidado de otras personas. 

En consecuencia, los cuidados informales ya no se solventan solo en el ámbito doméstico, sino que ayudan en la tarea los cuidadores emigrantes. Durán sostiene que esta situación ha hecho surgir una nueva clase social. Y la define bajo el concepto de cuidatoriado. Es un colectivo en el que la mayoría son mujeres, carente de derechos sindicales, con una baja remuneración y, en ocasiones, sin seguridad social. Según la OIT, (Organización Internacional del Trabajo), los cuidadores informales trabajan al margen de las normas de empleo que establece la ley.

Una vida investigando sobre la riqueza invisible del cuidado

Mª Ángeles Durán (1942) está vinculada ad honorem al Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC y es doctora honoris causa por la Universidad de Valencia. Estudió Ciencias Políticas y Económicas en Madrid. En 1971 obtuvo el doctorado cum laude con la tesis doctoral «El trabajo de las mujeres», consiguiendo con ello una beca en Estados Unidos. Ha ejercido como docente e investigadora en universidades españolas e internacionales. Organismos tan prestigiosos como la UNESCO, la Comisión Europea o la Organización Panamericana de la Salud han financiado sus estudios.

Por otra parte, su faceta personal no desmerece de la profesional y académica. Es de destacar su colaboración con numerosas entidades culturales y ciudadanas. En 2003, escribió «Diario de una batalla: mi lucha contra el cáncer«. Es un libro autobiográfico en el que narra sus experiencias a lo largo de la enfermedad. Su última obra reúne cinco años de trabajo, lo que supone una clara muestra de que la protagonista mensual de esta sección envejece muy activamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.