Sobre la Promoción de la Salud con mayores trata una reciente colaboración mía en el blog Envejecimiento [en-red]. Su contenido subraya la importancia de las intervenciones orientadas a mejorar la salud de este colectivo. Una de las características más destacadas del siglo XXI es el aumento de personas mayores de 60 años. Para la OMS, es la edad que marca el inicio de la vejez. Este organismo sigue la pauta de NN.UU. De ese modo, se tienen en cuenta el contexto de la población en todo el mundo y no solo en el de los países más desarrollados a nivel económico.

Al volumen creciente de personas mayores se le denomina envejecimiento de la población. Sin embargo, los expertos en Demografía prefieren usar el término transición demográfica, que a su juicio carece de tintes peyorativos. De manera simultánea a este hecho, se ha producido un aumento de las enfermedades crónico-degenerativas o enfermedades no transmisibles. Con ese nombre se las quiere diferenciar de las enfermedades infecciosas, o transmisibles, que fueron la principal causa de morbilidad y mortalidad hasta el primer tercio del siglo XX. El nuevo escenario se conoce a su vez como transición epidemiológica. Las enfermedades no transmisibles, por una parte, elevan el grado de discapacidad y menoscaban la calidad de vida; por otra, provocan un encarecimiento gradual del gasto asistencial.

Promoción de la Salud con mayores: cuanto antes, mejor

Tanto la transición demográfica como la transición epidemiológica implican desafíos sociosanitarios de calado. Para abordarlos con éxito, la OMS insta a las autoridades sanitarias de todo los países a establecer nuevas estrategias de intervención. En este sentido, uno de los planteamientos más sólidos es la reorientación de los sistemas asistenciales, para dar más peso a la Promoción de la Salud. La medida llevaría a disfrutar de unas condiciones de vida más saludables. Y las personas mayores serían uno de los colectivos más beneficiados. Como resultado, la Promoción de la Salud con mayores contribuiría a transformar el proceso de envejecimiento en el siglo XXI.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.