Las mariposas del alma era una expresión empleada por Ramón y Cajal para referirse a un tipo particular de neuronas. Se trata de las neuronas piramidales, de las que fue su descubridor. La denominación les viene dada por la forma triangular de su cuerpo celular o soma y están distribuidas por determinadas áreas cerebrales. Su estudio se ha centrado especialmente en cuestiones relacionadas con la plasticidad cerebral y la cognición. El prestigioso científico las describía como “células de formas delicadas y elegantes, las misteriosas mariposas del alma, cuyo batir de alas quién sabe si esclarecerá algún día el secreto de la vida mental”.

descargar

Las neuronas se componen de tres partes: cuerpo o soma, dendritas y axón. En el soma o cuerpo se aloja el núcleo de la célula, que a su vez contiene la información genética. Las dendritas son unas prolongaciones ramificadas que actúan como receptoras de los impulsos nerviosos. El axón tiene una doble misión. Por una parte, une las neuronas entre sí mediante la sinapsis; por otra, se entrelaza con otros axones y origina los nervios que conectan el sistema nervioso con el resto del cuerpo.

Las mariposas del alma y la gimnasia cerebral 

Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) nació en un pequeño pueblo de Zaragoza, donde su padre ejercía como médico de la beneficencia provincial. Resultaba difícil entonces imaginar que llegaría a obtener un nivel de prestigio internacional tan elevado. Tras estudiar medicina, se interesó por las técnicas de observación microscópica de las células nerviosas. Años después, en 1906, su intenso y prolífico trabajo era reconocido con el premio Nobel de Fisiología y Medicina. El documental muestra su valiosa labor en el campo de la investigación neuronal.

Ramón y Cajal ya hacía referencia a la gimnasia cerebral. Aseguraba que constituía un mecanismo capaz de multiplicar las conexiones nerviosas y mejorar así el funcionamiento del cerebro. La frase “todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cuerpo” muestra ese convencimiento. Fue sin duda el precursor de lo que hoy conocemos como estimulación cognitiva. Gracias a la continuidad de su excelente trabajo por parte de otros investigadores, muchas personas mayores mantienen hoy su mente en forma.

descargar-solucion

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.