Contra el maltrato de los mayores, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó, en 2011, su resolución 66/127. De este modo, se instituyó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. La finalidad de su conmemoración es sensibilizar sobre un creciente problema que afecta a millones de personas.

Los datos disponibles indican que uno de cada seis mayores sufrió maltrato el pasado año en todo el mundo; el problema se agrava considerablemente teniendo en cuenta que solo se notifica un pequeño porcentaje de casos. Para la OMS, el maltrato de las personas mayores se ha convertido en un problema de salud pública importante; una grave cuestión que afecta a la salud y los derechos humanos de este grupo de edad.

Sensibilización y prevención contra el maltrato de los mayores

Es maltrato a una persona mayor todo acto que le causa daño o sufrimiento, así como la falta de medidas apropiadas para evitarlo. La escasa sensibilización social agrava un problema que, hasta fechas recientes, se consideraba restringido al ámbito privado. Hace tiempo que la lucha contra el maltrato infantil y de la mujer ocupan papeles destacados en las agendas políticas; sin embargo, aún no se han tomado medidas efectivas en esta línea de actuación. Deseamos que tanto los poderes públicos como la sociedad en su conjunto logren prevenir cuanto antes sus efectos más negativos.

La fragilidad y la dependencia incrementan el riesgo de maltrato. Investigaciones recientes revelan que, a medida que aumenta la edad, el número de casos se multiplica. La vulnerabilidad que conlleva la edad avanzada es un terreno abonado para la aparición del maltrato. Existen escasos datos sobre su alcance en instituciones como hospitales, residencias de ancianos o centros asistenciales; menos aún sobre cifras referidas al maltrato familiar. Pero, más allá de sus consecuencias físicas, menos frecuentes, es de destacar su enorme impacto emocional y psicológico en quien lo sufre. La prevención de esta lacra pasa por visibilizar su existencia; es decir, por sacar a la luz lo que no ve a simple vista. Como apunta esta lúcida misiva, luchemos contra el maltrato de los mayores; al menos, por evitar que acabe afectándonos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.