Estudio de las Monjas es la denominación popular de una investigación relacionada con el envejecimiento. Sus protagonistas son religiosas norteamericanas pertenecientes a la Escuela de las Hermanas de Notre Dame, una congregación religiosa dedicada a la enseñanza.

descargar

El autor del estudio fue un epidemiológico cuyo nombre es David Snowdon. La investigación, en principio, trataba sobre esperanza de vida activa en la vejez; sin embargo, hallazgos inesperados modificaron el enfoque inicial. Debido a los trascendentes resultados obtenidos, el estudio se prolongó durante más de quince años. Numerosas publicaciones científicas dieron cuenta de ello, transformando el modo de concebir la vejez. El libro 678 monjas y un científico, editado en 2001, detalla tan excepcional experiencia.

Estudio de las monjas y Alzheimer

El interés por estudiar una comunidad religiosa radica en los similares estilos de vida de sus integrantes. Al tratarse de un entorno cerrado, el volumen de variables a considerar se reduce; de este modo pueden compararse entre sí aspectos de salud individuales. En el transcurso de la investigación, el autor descubrió que las religiosas disponían de archivos sobre sus historias vitales; incluso, en algunos casos, autobiografías manuscritas al ingresar en la congregación. La estrecha relación entre actividad intelectual y envejecimiento satisfactorio se reveló pronto, si bien el hecho no resultaba novedoso. Numerosos estudios previos avalaban ya las cualidades protectoras de la educación y el aprendizaje en el funcionamiento cerebral.

Lo que el autor no esperaba hallar fueron las sólidas evidencias que acabaron convirtiéndole en uno de los mayores expertos en alzheimer. La conclusión más sólida de su extenso trabajo fue que esta patología no aparece repentinamente. Es un proceso desarrollado durante décadas que interacciona con otros muchos factores. Uno de los más señalados es la calidad de la red neuronal, o reserva cognitiva, de quien la padece. Muchas de las religiosas estudiadas murieron sin mostrar síntomas de la enfermedad, a pesar de que sus cerebros presentaban sus lesiones características tras ser analizados post mortem. La conclusión más relevante del Estudio de las Monjas fue que el alzheimer no es una consecuencia inevitable de la vejez. Por el contrario, la existencia de una sólida reserva cognitiva protege de tan devastadora enfermedad.

descargar-solucion

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.