Stop pseudociencias es una campaña de denuncia sobre los riesgos que entrañan las llamadas terapias alternativas o complementarias. Bajo esta denominación se engloba un conjunto de remedios muy diversos. Van desde las prácticas de simple curanderismo hasta la venta de productos sanadores sin ningún tipo de garantía. Se trata de supuestos actos curativos cuyo denominador común es la falta de evidencia terapéutica probada. En ocasiones se comercializan asimismo bajo el nombre de medicinas complementarias. El calificativo, sin embargo, es rechazado por numerosos profesionales sanitarios. Designar así estos métodos supone equipararlos a la medicina tradicional cuando, en realidad, tienen muy poca relación con ella. Los diferentes tipos de intervenciones, sistemas y técnicas consideradas como pseudociencias se reseñan aquí.

Las terapias alternativas son ineficaces, pero no suelen resultar peligrosas en sí mismas; aunque entrañan sin duda un serio engaño moral y económico, este último a veces importante. El problema más grave derivado de su uso surge cuando estas se ofrecen como una opción preferente para la curación de patologías severas. En este caso, la renuncia a tratamientos eficaces acarrea resultados extremadamente perjudiciales. En los medios de comunicación se informa esporádicamente de situaciones en que el uso de estos tratamientos ha tenido consecuencias trágicas. Valga como ejemplo el recogido en este enlace.

Stop pseudociencias: no más impunidad

Numerosos sanitarios comprometidos con su profesión reprueban estas actuaciones, carentes de cualquier atisbo de ética y rigor. La etiqueta “Stop pseudociencias” reúne en Twitter testimonios sobre falsos procedimientos curativos, revelando sus nocivos efectos. Asociaciones sanitarias y sociedades científicas han manifestado a la ministra de Sanidad su preocupación ante estos hechos. Y han solicitado una normativa que proteja los derechos del enfermo y sus familias y evite la impunidad de quienes infringen las leyes vigentes en el ámbito sanitario.

El protocolo de actuación que pretende acabar con estos perniciosos fraudes ya se encuentra en marcha. Ha sido elaborado por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Se denomina Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudociencias. Recientemente era presentado ante los distintos colegios profesionales con el fin de que pudieran enriquecerlo con sus aportaciones. Es de esperar que las nuevas disposiciones entren en vigor lo antes posible. La protección de la salud debe prevalecer ante deshonestos intereses que atentan contra la seguridad de las personas y amenazan el bien más preciado que estas poseen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.