La dinámica demográfica ha condicionado el devenir humano a lo largo de la historia. Y el envejecimiento de la población es el resultado de su evolución más reciente. En las últimas décadas, nuestro país ha experimentado cambios socioculturales y económicos de gran calado. La transformación afecta tanto al conjunto de la población española como a los individuos que la integran. Este fenómeno, que representa un salto cualitativo con respecto al pasado, se ha denominado madurez de masas por parte del demógrafo Julio Pérez Díaz

El actual desarrollo sociocultural y económico permite alcanzar la edad adulta a la mayoría de los sujetos de una cohorte. Sin embargo, hasta fechas relativamente recientes, una persona había visto morir a buena parte de su generación en esta etapa. Casi la totalidad de los niños españoles coexiste hoy con abuelos y abuelas y prácticamente la mitad viene al mundo en vida de algún bisabuelo. Por el contrario, un porcentaje considerable de los nacidos hace tan solo un siglo no conoció a sus abuelos; incluso, muchos de ellos, perdieron a sus padres antes de haber visto nacer a sus propios hijos.

La dinámica demográfica: una verdadera revolución

Son cambios que suponen un giro radical en las condiciones de vida de la población. Afectan, entre otras grandes cuestiones, a los roles familiares, a las relaciones de pareja, la actividad laboral de la mujer, la duración de la infancia y la juventud o los apoyos entre las generaciones. La presencia de más adultos y mayores en la sociedad ha modificado la vivencia de las etapas vitales. El ciclo de vida se ha ralentizado, con efectos muy positivos. La duración de la infancia y la de la juventud se ha dilatado. Los niños y los jóvenes amplían su nivel de conocimientos y cuentan con más recursos y tiempo de ocio. Los roles de género también han cambiado. El porcentaje de mujeres con formación similar a la de sus congéneres masculinos se ha elevado considerablemente.

Por último, también los mayores se han beneficiado de los cambios causados por la dinámica demográfica. Quienes en este momento alcanzan la edad de jubilación tienen poco en común con la realidad de la vejez en el pasado. Eran generaciones con unas condiciones de vida mucho menos favorables que las actuales. Y es lógico suponer que las diferencias se incrementarán en el futuro. Las cohortes que hoy se encuentran en plena madurez vital, disfrutan de un nivel de formación más altos; sin duda, se encontraran con un modelo de envejecimiento muy distinto al actual.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.