Sobre el futuro del envejecimiento ha tratado el Nobel Prize Dialogue 2019. Se trata de un foro que reúne cada año a figuras destacadas del ámbito de la ciencia y de las letras. Es la primera vez que se celebra fuera de Suecia. Y España ha sido el país de acogida gracias a la Fundación Ramón Areces. En el desarrollo del evento intervienen más de treinta participantes de prestigio. Y, en consecuencia, la Casa Real les da la bienvenida. Expertos de la Sociología, de la Economía, de las Ciencias de la Salud y de las Humanidades tratan de dar luz a una misma pregunta. ¿Cómo será la vejez del futuro? A todos ellos se les puede escuchar y ver aquí.

La respuesta formulada no es fácil. El envejecimiento de la población es uno de los grandes retos del siglo XXI. Se trata de un fenómeno reciente que aún debemos aprender a gestionar. Y es necesario adaptarnos cuanto antes a las condiciones vigentes. No obstante, las previsiones son optimistas. Al parecer, el desafío se convertirá en una victoria. Eso, al menos, es lo que creen los ponentes del acto.

Distintas perspectivas sobre el futuro del envejecimiento

De algo no hay duda: viviremos más que ahora. ¿Y también mejor? Pues depende. Las visiones de futuro varían de unos a otros. Los economistas auguran problemas para sostener la longevidad. Habrá que retrasar la edad de jubilación; o sea, trabajar más años. ¿Todos? ¿También, por ejemplo, quienes se enfrentan a trabajos de riesgo? En realidad, aseguran otros, el desarrollo de la tecnología mejorará esas condiciones. La robótica vendrá en su auxilio. Y también de quienes necesitan ayuda por su dependencia. Ojalá que así sea. Pero parece complejo. En la esfera económica, sobre todo, queda mucho por debatir. No todas las propuestas caminan a la par ni en el mismo sentido.

Por el contrario, las Ciencias de la Salud anuncian un pronóstico más risueño. La investigación avanza a pasos de gigante. O eso dicen. Aunque aún no está claro del todo si hemos añadido vida a los años o solo años a la vida. De momento, el mejor aliado para vivir bien en la vejez son los estilos de vida. Mientras tanto, la excepcional salud de los centenarios y los supercentenarios dan pistas a la ciencia sobre el secreto de la longevidad.

Pero, a mi juicio, la aportación estrella corrió a cargo de las Humanidades o, mejor dicho, de la dimensión humana del envejecimiento. ¿Qué da sentido a la vejez? Para Michael Sandel, que es filósofo, la idea de madurar, crecer, cooperar con los demás; seguir avanzando en los aprendizajes, en la capacidad de acción; en una palabra, ser necesitado. Y manifiesta que considerar que los mayores ya no pueden contribuir al bien común es un error. Dijo más cosas interesantes, pero es mejor escucharle en el minuto 1:17 de este video. ¡Os gustará lo que dice!

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.