El estudio de las funciones cognitivas se realiza a través de métodos científicos. Solo este procedimiento permite formular preguntas, plantear hipótesis, analizar los datos y obtener conclusiones de un modo adecuado. Los resultados obtenidos se contrastan con los supuestos de partida y, en caso necesario, se comienza de nuevo a investigar. Así hasta que se alcanza un nivel de evidencia suficiente. La historia demuestra que el conocimiento se ha construido gracias a la observación y al estudio. Principios que en la actualidad consideramos evidentes están cimentados en ensayos y errores que costó mucho esfuerzo superar.

Hoy nadie duda de que el cerebro es el centro del pensamiento y los sentimientos. Sin embargo, no siempre fue así. Los egipcios, por ejemplo, pensaban que el corazón y el diafragma contenían las ideas. Pero no fueron los únicos. En el mundo griego, también Aristóteles, en contra de las ideas de Platón, creía que el alma se alojaba dentro del corazón.

Alexander Luria y el estudio de las funciones cognitivas

La evidencia científica con respecto al cerebro tardó siglos en consolidarse. En el siglo XIX, un neurólogo francés, llamado Paul Broca, demostró con la práctica una de las funciones del cerebro. Corría 1865 cuanto dio a conocer el caso de un paciente que había perdido la capacidad del habla. Tras la muerte de este, el neurólogo efectuó la autopsia. Y descubrió una lesión en el lóbulo frontal izquierdo. El hallazgo le permitió demostrar que el área afectada era fundamental en el uso del lenguaje.

Pero quién impulso con fuerza el estudio de las funciones cognitivas es Alexander Luria. Se trata de un neurólogo ruso que investigó con perseverancia el comportamiento de personas que sufrían alteraciones del sistema nervioso. El científico diseñó una extensa batería de pruebas que permitían evaluar competencias como la atención, la memoria o el lenguaje, entre otras. Hoy, existe un amplio consenso en considerar a este estudioso de la mente humana como el impulsor de la Neuropsicología.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.